Monte Cassino
23%
off

Monte Cassino

By (author) 

Free delivery worldwide

Available. Dispatched from the UK in 15 business days
When will my order arrive?

Description

"Individuos de los Servicios de Seguridad y de sus homólogos fascistas pululaban por doquier. Unos perros furiosos ladraban. Había chiquillos que lloraban. Una niña perdió su muñeca. Una anciana dio un traspié. Botas claveteadas repartieron puntapiés. Las gruesas puertas fueron aherrojadas con cadenas. La locomotora escupió vapor. ¡Puercos! —rezongó alguien—. Tanta gente en cada vagón. Ni siquiera pueden sentarse. —¿Y si lanzamos varias granadas a esos cerdos de la Seguridad? —propuso Hermanito, siempre entusiasta. —No serviría de nada —murmuró el Viejo, furioso. —Fue mucho peor cuando cogieron a los judíos de Varsovia —contó Porta—. Aquí no utilizan látigos. Lo hacen a patadas —¿Por qué no tratan de escapar? —preguntó Barcelona, sorprendido. Llegaron nuevos vagones y se llenaron de gentes silenciosas. —Me pregunto si pensarán matarlos a todos —dijo el Músico, antiguo miembro de las SS. —¡Ya lo creo! —exclamó Heide, riendo—. Destino, Polonia. Término, la cámara de gas. —Los hombres no pueden hacer esto a otros hombres —murmuró ingenuamente el Viejo".show more

Product details

  • Paperback | 336 pages
  • Editorial Librería Universitaria
  • Edicions Llibreria Universitària de Barcelona, SL
  • Spain
  • Spanish
  • New edition
  • 8415372558
  • 9788415372554

Review Text

"Individuos de los Servicios de Seguridad y de sus homólogos fascistas pululaban por doquier. Unos perros furiosos ladraban. Había chiquillos que lloraban. Una niña perdió su muñeca. Una anciana dio un traspié. Botas claveteadas repartieron puntapiés. Las gruesas puertas fueron aherrojadas con cadenas. La locomotora escupió vapor. ¡Puercos! Ârezongó alguienÂ. Tanta gente en cada vagón. Ni siquiera pueden sentarse. ¿Y si lanzamos varias granadas a esos cerdos de la Seguridad? Âpropuso Hermanito, siempre entusiasta. ÂNo serviría de nada Âmurmuró el Viejo, furioso. ÂFue mucho peor cuando cogieron a los judíos de Varsovia Âcontó PortaÂ. Aquí no utilizan látigos. Lo hacen a patadas ¿Por qué no tratan de escapar? Âpreguntó Barcelona, sorprendido. Llegaron nuevos vagones y se llenaron de gentes silenciosas. ÂMe pregunto si pensarán matarlos a todos Âdijo el Músico, antiguo miembro de las SS. ¡Ya lo creo! Âexclamó Heide, riendoÂ. Destino, Polonia. Término, la cámara de gas. ÂLos hombres no pueden hacer esto a otros hombres Âmurmuró ingenuamente el Viejo".show more