El Gran Libro de Los Villancicos
27%
off

El Gran Libro de Los Villancicos : de Sus Oraigenes a Nuestros Daias

By (author) 

Free delivery worldwide

Available. Dispatched from the UK in 15 business days
When will my order arrive?

Description

La presente antología ofrece una muestra de los quinientos años de historia del villancico, una composición que nació siendo popular y cantada. «Otras hay», insistía un poeta del siglo XVI, «que sirven para representar y para otros propósitos, pero esta solo para la música». Es fácil imaginarse a las primeras piezas animando una celebración («Pinguele respinguete /qué buen San Juan es este») o pregonando un mal de amor en un contexto más íntimo («Más vale trocar /plazer por dolores / que estar sin amores», «¿Con qué la lavaré, / la tez de la mi cara? / ¿Con qué la lavaré, / que vivo mal penada?»). El éxito de estos cantares fue enorme.Hasta el punto de atraer la atención de la Iglesia: catedrales, capillas, monasterios... todos comenzaron a encargar villancicos con que animar sus festividades más populares, sobre todo la de Nochebuena. Pero la «fiebre» del villancico, cada vez más colorido y espectacular, constituyó a la vez su ocaso, en la segunda mitad del Setecientos. Su particular renacer llegó con el siglo XX, cuando su nombre se asoció a la composición celebrativa de la Navidad que conocemos en la actualidad.Y así seguimos hoy cantando, con estribillo y coplas, en la estela de una rica tradición, intrínsecamente castellana. show more

Product details

  • Hardback | 365 pages
  • 148 x 218 x 28mm | 598.74g
  • El Aleph
  • Barcelona, United States
  • Spanish
  • New edition
  • 8415325061
  • 9788415325062

Review Text

La presente antología ofrece una muestra de los quinientos años de historia del villancico, una composición que nació siendo popular y cantada. «Otras hay», insistía un poeta del siglo XVI, «que sirven para representar y para otros propósitos, pero esta solo para la música». Es fácil imaginarse a las primeras piezas animando una celebración («Pinguele respinguete /qué buen San Juan es este») o pregonando un mal de amor en un contexto más íntimo («Más vale trocar /plazer por dolores / que estar sin amores», «¿Con qué la lavaré, / la tez de la mi cara? / ¿Con qué la lavaré, / que vivo mal penada?»). El éxito de estos cantares fue enorme.Hasta el punto de atraer la atención de la Iglesia: catedrales, capillas, monasterios... todos comenzaron a encargar villancicos con que animar sus festividades más populares, sobre todo la de Nochebuena. Pero la «fiebre» del villancico, cada vez más colorido y espectacular, constituyó a la vez su ocaso, en la segunda mitad del Setecientos. Su particular renacer llegó con el siglo XX, cuando su nombre se asoció a la composición celebrativa de la Navidad que conocemos en la actualidad.Y así seguimos hoy cantando, con estribillo y coplas, en la estela de una rica tradición, intrínsecamente castellana.show more