Camaradas del frente
26%
off

Camaradas del frente

By (author) 

Free delivery worldwide

Available. Dispatched from the UK in 16 business days
When will my order arrive?

Description

"El general miró al otro lado con frialdad. —Si rehúsa obedecer… entonces… El coronel se irguió. Le sacaba toda la cabeza al general; de su cuello colgaba una condecoración. —¿Entonces, mi general? Los ojos del general se contrajeron. —Haré uso de mis poderes y le haré comparecer ante un tribunal de excepción, por incumplimiento de órdenes. En el ejército alemán no necesitamos oficiales como usted. El coronel palideció. —¿Es su última palabra mi general? Éste no contestó y se volvió hacia el oficial de la gendarmería que estaba detrás de él. —Obersleutnant Scholl… El coronel se llevó la mano al cinturón, sacó una pistola y la cargó. El general retrocedió un paso y palideció como un muerto, mientras el oficial de gendarmería se inmovilizaba, impresionado. Una débil sonrisa se dibujó en los labios del coronel. —No tema, mi general, es usted demasiado repugnante para que pueda disparar contra usted. Pero desde ahora, me niego a servir en el Ejército de la Alemania actual. —¡Detenedle! —ladró el general. Antes de que los gendarmes hubiesen podido hacer el menor movimiento el coronel se llevó la pistola a la boca y disparó. Permaneció en pie un segundo, erguido; después se balanceó hacia adelante y se derrumbó a los pies del general."show more

Product details

  • Paperback | 312 pages
  • 132 x 203 x 24mm | 320g
  • Editorial Librería Universitaria
  • Edicions Llibreria Universitària de Barcelona, SL
  • Spain
  • Spanish
  • New edition
  • 8415372531
  • 9788415372530
  • 2,687,065

Review Text

"El general miró al otro lado con frialdad. ÂSi rehúsa obedecer. entonces. El coronel se irguió. Le sacaba toda la cabeza al general; de su cuello colgaba una condecoración. ¿Entonces, mi general? Los ojos del general se contrajeron. ÂHaré uso de mis poderes y le haré comparecer ante un tribunal de excepción, por incumplimiento de órdenes. En el ejército alemán no necesitamos oficiales como usted. El coronel palideció. ¿Es su última palabra mi general? Ãste no contestó y se volvió hacia el oficial de la gendarmería que estaba detrás de él. ÂObersleutnant Scholl. El coronel se llevó la mano al cinturón, sacó una pistola y la cargó. El general retrocedió un paso y palideció como un muerto, mientras el oficial de gendarmería se inmovilizaba, impresionado. Una débil sonrisa se dibujó en los labios del coronel. ÂNo tema, mi general, es usted demasiado repugnante para que pueda disparar contra usted. Pero desde ahora, me niego a servir en el Ejército de la Alemania actual. ¡Detenedle! Âladró el general. Antes de que los gendarmes hubiesen podido hacer el menor movimiento el coronel se llevó la pistola a la boca y disparó. Permaneció en pie un segundo, erguido; después se balanceó hacia adelante y se derrumbó a los pies del general."show more