Conversaciones de física con mi perro

Conversaciones de física con mi perro

Paperback Language: Spanish

By (author) Chad Orzel

USD$23.27
List price $31.43
You save $8.16 25% off

Free delivery worldwide
Available
Dispatched in 3 business days
When will my order arrive?

  • Format: Paperback | 224 pages
  • Language: Spanish
  • Dimensions: 359g
  • Publication date: 3 November 2010
  • ISBN 10: 8434469413
  • ISBN 13: 9788434469419
  • Edition: New edition

Other people who viewed this bought:

Showing items 1 to 10 of 10
Categories:

Editorial reviews

Cuando el profesor Chad Orzel fue a la perrera a adoptar a un perro, nunca imaginó que encontraría a Emmy. Además de ser una perrita simpática que necesitaba un hogar, descubrió que era muy parlanchina y que tenía mucha curiosidad por saber cómo se ganaba su nuevo dueño la vida y cómo podía sacarle partido.Al poco tiempo, Emmy intentó aplicar las extrañas ideas de la mecánica cuántica a lo que de verdad importa en la vida: perseguir bichos, conseguir golosinas y dar paseos. Sorprendió a Chad con todo tipo de preguntas: ¿Podía usar el efecto túnel para cruzar la valla del vecino y perseguir conejos? ¿Y teletransportarse para cazar ardillas antes de que treparan a algún sitio fuera de su alcance? ¿Dónde están todos los universos en los que a Chad se le cae carne al suelo? ¿Y qué hay de los conejos hechos de queso que deberían aparecer de la nada en el patio?Derrochando humor y claridad, Chad Orzel explica a Emmy y a los lectores qué es la mecánica cuántica, cómo funciona y por qué sigue siendo extraña, sorprendente e importante para cualquier perro o humano aunque no pueda usarse para cazar ardillas o comer carne.A lo largo de estas charlas, también se tratan algunos momentos clave de la historia de la física, como los experimentos que permitieron descubrir que los electrones son ondas y partículas al mismo tiempo, o el debate que Albert Einstein y Niels Bohr mantuvieron durante décadas para determinar el verdadero significado de la teoría cuántica (Einstein quizás fuera más listo, pero Bohr tenía razón más a menudo).